Transcribimos la carta que nos ha enviado la familia de Alicia:

«Hace casi un año que Alicia tomó la nada fácil decisión de incorporarse a la Residencia de Sant Cebrià para compartir este agradable lugar con personas de edades parecidas y enseguida recibió el cariño de todos ellos.

Ahora que han pasado ya unos días desde que nos ha dejado, su familia queremos transmitiros el agradecimiento más sincero por la acogida que desde siempre ella y nosotros recibimos.

Sois una gran familia que desempeñáis un trabajo vocacional, no exento de esfuerzo y dureza y, a pesar de ello, con vuestros grandes corazones, os sobra energía para regalar borbotones de cariño, aquello que los ancianos más agradecen desde su sensibilidad y estado anímico.

En momentos muy puntuales, quizás la escasez de manos no os permite acompasar el deber con la lentitud con que el peso de los años penaliza a los ancianos, pero gracias a vuestra generosidad y perseverancia hacéis que estos compañeros de Alicia se sientan lo más cercanos a lo que un día fue su pasado familiar.

Alicia y su familia hemos sido felices compartiendo un tiempo de nuestras vides con sus compañeros, a los que tanto llegó a estimar, igual que a sus cuidadores, que siempre la ayudaron, incluso en los momentos que ella pudiera tener menos acertados.

A todos, gracias, muchas gracias por ser como sois.»